“Soy hijo del hombre y de la mujer mujer. Eso me explicaron. ¡Creía ser más!”

Así, Maldoror se define como hombre. No es un ángel surgido del infierno el que ataca a dios y a sus creaciones. Es un hombre. Exasperado. Incontenible. Su boca está llena de ira, de maldiciones, de tremendas acusaciones contra todo lo que existe. Sus palabras se elevan en una aparenta glorificación del mal, de lo perverso. Maldoror no parece un hombre sino un demonio que combate contra el bien del mundo. Pero no es un demonio, es un hombre. Alguien que pregunta: “¿Dónde está el bien de este mundo”? “¿Dónde está dios?”. Este es el horror que despiertan las exclamaciones de Maldoror. Escandaliza porque pronuncia lo que todos los hombres saben pero esconden tras las máscaras de la hipocresía. “El niño no traiciona porque no conoce el mal…mientras la que ama con pasión, tarde o temprano, acaba por traicionar…esto lo sé por analogía ya que ignoro lo que son el amor y la amistad y dudo lo acepte de alguien que pertenezca a la raza humana”, dice y en lo que dice plantea un hecho que no debe ser planteado. ¿Cómo negar el amor y la amistad? ¿Cómo aseverar que el hombre es incapaz de ser realmente amigo y de amar verdaderamente?

Maldoror no ensalza el mal. Lo usa. Lo describe sin frenos. Se mete en él. Es capaz de hacer lo más terrible. Maldoror se ha definido a sí mismo como hombre. Un ángel del mal lo creen quienes no pueden tolerar que un hombre traspase los límites de lo aborrecible. Pero el hombre real, no el hombre literario, lo hace a diario. ¿Cuál es el asombro frente a Maldoror? Él se ha metido en un hombre y es un hombre que sufre. ¿Por qué sufre Maldoror? Por lo que los hombres hacen. Escapa de ellos con la imaginación. Se sumerge en un mundo que sólo existe en él y en el que, para su desgracia, no ha huido de los hombres sino que los encuentra dentro suyo. Entonces, los combate desde su tormento y su amargura. Los que le escuchan lo acusan de demente. No hay otra forma de explicar su conducta y el nivel de su perversión. Esos hombres no han comprendido que Maldoror ensalza el crimen, lo obsceno, que aborrece a dios, porque es un hombre. El único hombre que ha puesto en sí mismo lo que todos los hombres hacen. Si se mira alrededor, al mundo, ¿acaso no hace el hombre lo que Maldoror expresa?

La frase más famosa del libro resume, en todas sus complejidades y contradicciones, al hombre y la vida: “Bello como el fortuito encuentro, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas”.

El Conde de Lautrémont escribió “Los Cantos de Maldoror”. Uno de los libros más notables de la historia de la literatura. El verdadero nombre del autor era Isidoro Ducasse, uruguayo residente en París porque era hijo de un diplomático. Isidoro murió a los veinticuatro años. El libro lo escribió a los veinte o veinte y uno. Nunca vendió un ejemplar. Algunos llegaron a manos de literatos famosos. León Bloy, el ferviente católico, descubrió a Maldoror y dijo que su creador era, de forma innegable, un loco pero un poeta único. Rubén Darío definió la locura de Maldoror como la que dios provocaba en las pitonisas. André Breton lo tranformó en héroe de los surrealistas.

“Los Cantos de Maldoror”, de un inexistente Conde de Lautrémont tras el que se escondía un muchacho casi adolescente llamado Isidoro, supera en intensidad dramática, en valor poético, en capacidad de vencer al tiempo a “Las flores del Mal”, de Baudelaire y a “Una temporada en el infierno”, de Rimbaud. Dos obras también malditas que parecen inocentes comparadas con los terribles y desgarradores Cantos.

El poeta es Isidoro Ducasse, su seudónimo era “El Conde de Lautrémont (1846-1870), uruguayo. La obra: “Los Cantos de Maldoror”. La pintura: “El juicio Final” (detalle), de Memling.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s