Mohandas Gandhi, famoso como Mahatma (el grande) así nombrado por Rabindranath Tagore, ha sido uno de los hombres más importantes de la historia del siglo veinte. Su lucha por la liberación de la India con métodos pacíficos y sus prédicas continuas contra la no violencia lo transformaron en una especie de símbolo de la paz. Pero, siempre que un hombre es considerado “grande” hay una inevitable idealización. Esta idealización construye una historia sobre él y omite o justifica todos los actos negativos que cometió.

Gandhi no fue un alumno destacado, ni en la escuela ni en la facultad, aunque se recibió de abogado en Inglaterra. Enl a India no tenía mucho trabajo, de modo que aceptó ir  a Sudáfrica, donde había una comunidad india de unas ciento cincuenta mil personas. En un viaje en tren lo obligaron a bajar. Tenía la piel negra y el racismo sudafricano no permitía que un negro viajara en primera clase. El hecho lo llevó a actuar en política. Pretendía, junto a otros, defender los intereses de los indios. De la situación de los negros africanos, nunca dijo otra cosa que no fueran declaraciones racistas. Diferenciaba con claridad a un indio de piel oscura de un negro africano. Por lo que dijo en esos años (fines del siglo diecinueve) su pensamiento sobre los negros africanos estaba al tono con el racismo imperante en Sudáfrica.

Al regresar a la India, Gandhi inicia su actividad política anti-británica de no violencia y de desobediencia civil. Hará actos que le darán fama mundial, incluso en la propia Inglaterra donde fue recibido, en los comienzos de los años treinta, como un personaje extraordinario recibiendo toda clase de honores. Gandhi tuvo una larga lucha para alcanzar la independencia del a India y transformarse en el hombre más influyente de su país y en uno de los más admirados en la mayor parte de los países del mundo. Pero, mientras hacía estas cosas que justifican su renombre, también, hacía otras. Gandhi tenía dos temas de los que hablaba todo el tiempo: política y sexo.

Gandhi se casó a los trece años con Kasturbá Makharshi. Una mujer que lo siguió a todas partes, luchó en política a su lado, y con la que tuvo cuatro hijos. Sin embargo, algo ocurrió entre ellos y, cuando tenía treinta y seis años, Gandhi decidió hacer votos de castidad, siguiendo la doctrina brahmacharia. Después de hacerlos e interrumpir para siempre las relaciones sexuales con su esposa, llevó a vivir a su casa a Sarla Devi. La llamó “su esposa espiritual”. Claro que su esposa legítima aceptó esto. Estaba preparada para hacerlo. Mientras Gandhi luchaba por liberar a India, las mujeres carecían de toda libertad y debían obedecer ciegamente a sus maridos, como lo juraban en los votos matrimoniales. La libertad de acción y pensamiento de las mujeres no era nada que pudiera interesar a Gandhi. Más bien, le interesaba lo contrario.

El combate por la libertad india fue, para Gandhi, acompañado de su combate con la lujuria. Para controlar sus deseos sexuales de tener un coito, decidió realizar experimentos que lo ayudaran en su contención. Estos experimentos tenían esa única finalidad,  según lo que Gandhi aseguró cuando hizo referencia a los hechos sexuales que llevaron a  la renuncia de varios de sus incondicionales seguidores masculinos. Los experimentos Gandhi sobre el sexo empleaban un método: él dormía desnudo en compañía de mujeres desnudas que lo adoraban y que durmiendo a su lado sentían que dormían con un dios. Durante años, Sarla Devi durmió con él y su esposa Kasturbá en el cuarto de al lado. Más adelante, a medida que se hacía más viejo, hasta de más de setenta y cinco años, dormía desnudo con mujeres muy jóvenes: una sobrina nieta, de diecinueve años;  otra, de diecisiete, también emparentada con él y, sobre todo, con niñas de poca edad. Niñas de diez años o de nueve. Como él siempre aseguró e, incluso lo escribió, más allá de ayudarle a superar su lujuria, las niñas no cumplían otro cometido que el de darle calor porque solía tener frío en las noches.

Gandhi durmió desnudo con todas sus discípulas y parientas, siempre que fueran niñas, y se mostró muy conforme de poder contener sus impulsos sexuales y llevar adelante las prácticas de la brahmacharia, que es la primera etapa de las cuatro de la vida de un brahmán. En la doctrina no se dice que se deba hacer experiencias con niñas para reprimir el instinto sexual. El uso de niñas es una ampliación doctrinaria creada por Mahatma Gandhi.  En la brahmacharia, el aspirante es un estudiante del celibato. Gandhi fue un estudiante del celibato desde los treinta y seis años hasta los setenta y ocho, edad en que todavía dormía desnudo con niñas desnudas. Es posible que se recibiera pero no hubo certeza al respecto. Tuvo suerte de ser Mahatma Gandhi, vivir en la India, estar casado con una mujer esclava del hombre y tener al alcance de la mano las teorías brahmánicas. De haber sido cualquier hombre, cualquier viejo argentino, se lo hubiera considerado un degenerado y un pedófilo. Pero todo depende de dónde suceda, de quién sea el que lo haga y de cómo se escriba el hecho. Como en cualquier otro tema.

Mahatma Gandhi (1869-1948), abogado, pensador y político indio que murió asesinado a balazos. Las fotos, en orden descendente: Gandhi con su esposa legítima; Sarla Devi, la esposa espiritual; Gandhi en público; Gandhi saludando a un niño; Gandhi con Indira Nehru (luego Indira Gandhi al casarse con Feroze Gandhi, sin parentesco con Mahatma); “Gandhi con Indira Gandhi, futura primer ministra de India).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s